jueves, 25 de septiembre de 2008

El poroto

Ví como una gota cayó enteramente sobre la terraza mientras leía tomando un poco de calor. En mi casa siempre hace mucho frío por lo que es casi necesario aprovechar los días lindos para asolearse sino uno termina como con una costra térmica y no le llegan ni las estaciones. Lo raro de esta gota es que había un sol tremendo... dicen que cuando llueve con sol es porque se casó una viejita. Me quedé, el agua no me alarmaba. Efectivamente luego se me mojó un poco la fotocopia sin embargo el clima ayudó a que no molestara.
Me acuerdo cuando en el 2006 me habían enyesado el brazo en el primer cuatrimestre y tenía que cursar Griego II en la 6a de Alem. El estrecho pasillito conecta este aula con la b y la c, siendo esta última de proporciones mucho más amplias y en la cual generalmente, se dictan cursos numerosos. Ese día los de abogacía llenaban cada intersticio desde la escalera hasta la entrada por lo que el tránsito se hacía más que imposible, utópico. Con la prisa de que llegábamos tarde (prisa absurda si las hay puesto que si nosotras estábamos sobre la hora y no podíamos pasar, tampoco lo haría la profesora) entramos a hacernos camino. Obviamente la gente entre que no se podía mover, tampoco nos dejaba transitar porque tenían la idea estúpida de que nos queríamos colar... como si eso fuera posible. Imposible en tanto se tornaba ya hasta asfixiante, yo lideraba la fila de las tres letradas que pretendíamos arribar para poder traducir con toda alegría a nuestro Homero. Nisiquiera el yeso que yo ostentaba de lado a otro como intento de pase mágico para hacernos la travesía menos tortuosa ayudaba. En un punto... quedé entre las espaldas y las mochilas de los ególatras contadores.
Está embarazada déjenla pasar!!!
gritó M. que venía inmediatamente atrás mío. Enseguida se hizo un claro entre la cantidad de gente y me ví liberada de tal manera que casi me caigo. Colorada como mi buzo (el de egresados que todavía conservaba el brillo de los colores y el año no era un quemo) y mirando para abajo respondí "No estoy embarazada!!!" Me apuré a llegar a la 6a donde me senté para que se me pasara la vergüenza. La anécdota quedó todavía aunque medio olvidada. La he desempolvado recientemente a la luz de los acontecimientos.
Ayer me llega un mensaje. Como siempre me sorprendo porque no suelen ser asiduos. Era la tercer chica presente ese día.
"Hola, te enteraste? vamos a ser tías! M. está embarazada" Firma: S.
Yo ya lo sabía. Me tocó a mí el martes anterior recibir sus lágrimas desesperadas en mi regazo tras un atraso de 7 días. Intenté consolarla con mi mano sobre su cabeza pero era una situación tan extraña a mí y a lo que me venía pasando que sentía como si lo mirara de fuera, incapaz de poder conectarme, incapaz de encontrar realidad en toda esa escena, tal como si fuera una ficción. Duro cascarón que me había puesto sin darme cuenta. Preferí la negación y creo que todavía la prefiero porque no me detuve a entender.
¿Qué hay que entender? Demasiado. Más para personas como ella y yo para las que el aborto no es una salida. Más para personas que creen que la vida conlleva responsabilidades y hay que hacerse cargo de ellas porque es lo que nos toca. Más para nosotras que todavía estamos estudiando, que no somos parte activa de la sociedad, que no somos adultas por más que así lo creamos. Qué gran problema de valores se ponía en juego cuando la oía decir que prefería tener un cáncer de ovarios a un hijo... y lo peor es que yo también hubiera dicho lo mismo. ¿Vida o muerte?...¿por qué hay un estigma tan grande en la mujer todavía, en el SXXI?. Quien esté libre de pecado que arroje la primera piedra. Y ahora cuando todo está más difícil es cuando el destino, hado o simplemente eso que le tenía que tocar, pareciera encarnizarse.
Abrió su celular el martes y me señaló un puntito negro en una ecografía. Ese es su poroto, está de un mes sin haberlo planeado. Me dijo que estaba feliz y la abracé, pude sentir nuevamente sus lágrimas... no le creí, no le creo. Porque sé que sufre por su gran responsabilidad y por no haber planeado nada de esto, porque es algo que le vino gratuito. Pero sé también que es muy pronto para que las lágrimas sean de felicidad y no de amargura.

2 comentarios:

HRV dijo...

Temas aparentemente irrelacionados si se toman individualmente, bajo la graciosa pluma digital de la literata que también lo semeja... A Ud.; mi respetuoso reconocimiento!

En pro de mi constante y cotidiano aprender y aprehender; he de preguntarle con curiosidad: en qué ambito o circunstancia escuchó la frase (cual adagio) de que "cuando llueve es porque se casó una viejita"? Acaso hay algún tipo de relación, no ya lógica, sino metafórica entre lluvia, sol, casamiento, viejita? Todo esto es a causa de que es la primera vez que me informo sobre tal frase XP .

Leo sus evocaciones anecdóticas sobre el amontonamiento de gente humana (XD) en un espacio cerrado; y le comento que cuando asocio tal concepto, lo primerísimo que se me viene a la mente es ese servicio de transporte muy informal que denominamos "la 319" por estos lares. A veces esa primacía en mí, se ve reemplazada por una imaginada ciudad de la Rep. Pop. de China, la cual podría llegar a costarme horrores diferenciarla de un hormiguero de 70 metros cúbicos en medio del Amazonas.

A continuación de ello, Ud. le colocó "[...]con toda alegría a nuestro Homero[...]". Sin comentarios. Hago un llamado a la solidaridad webnáutica para que logren la hazaña de que en sus sinapsis instantáneas no caigan en el chiste fácil!

No me ha pasado por alto su aparentada bofetada textual a los, por Ud. referidos, "ególatras contadores". Simple animosidad por rivalidades universitarias o expresión de fundamentos comprobados? Recuerdo muy bien que alguien a quien conozco me había hecho una alusión a ellos, en el sentido de que "por algún motivo, tarde o temprano algo les pasa en la cabeza; para terapia o para el loquero". Y con la consiguiente confusión inicial de mi parte, aunque recordando el caso del padre (contador él) de otra persona que conozco. Casualidad o causalidad?

Ahora circundaré la zona del tema delicado que ha mencionado, con respecto a quien ha referido como "M.". Reitero, es algo delicado. Y el opinar o debatir de ello, requiere incluso saber a qué tipo de estómago uno se está dirigiendo (dicho en un sentido metafórico). Por tal motivo me abstendré de hacer comentarios por el momento, sobre el suceso y las preguntas "¿Vida o muerte?" y "¿Por qué hay un estigma tan grande en la mujer todavía, en el SXXI?". Aunque le aclaro que tengo opiniones formadas, mi estimada. Sepa también que cuando le leí tales párrafos, me he encontrado con unas coincidencias muy afortunadas, desde mi parecer. Gustoso accedería yo a explayarme de esto último con Ud., en alguna charla privada. Algo más: su alusión a esa sensación de extrañeza, mientras se encontraba notificándose de tal cuestión, por boca misma de quien lo experimenta, es algo con lo que le comprendo muy pero muy muy bien. Harto bien. En ciertos casos que he conocido en mi entorno, a veces siento la imperiosa necesidad de tratar de percibir las cosas (por unos segundos) tal como la otra parte lo haría para una similar situación. Más allá de lo que pueda opinar yo, lo básico y fundamental es, en tales momentos, -cuando a alguien como Ud. y como yo toma conocimiento cabal de dichas vivencias, desde un lugar externo-, ser una influencia positiva. Analize cuidadosamente las implicancias de tal proceder. Y es uno de los mejores regalos de vida que considero que uno puede hacer.

Desde ya, agradézcole vuestra deferencia en su particular consideración a mi antojadizo deseo de comentar posteos suyos anteriores! Irán llegando, quédese muy tranquila. Los links serán puestos en cada último comentario que haga.

Mis respetos desde aquí, y espero verle virtualmente o en persona en breve! :D

¡Per ardua ad astra!

HRV


P.D.: Al comentario suyo en el posteo anterior: "[...]bueno de todas formas siempre es una satisfacción que alguien analice a fondo las boludeces que uno escribe y que pasen desapercibidas como "no boludeces" o al menos, para quedar bien, te las haga pasar como tales[...]". No se me emocione tanto! He visto peores!!! XDDD

Syan dijo...

sabes q pienso porque me ha tocado estar en el lugar que hoy vos estas.
Uno se hace un poco madre, con distintas cosas de la vida. Lo veo en Flor, q tampoco lo queria y cuando vi como vio por primera vez a Mati me di cuenta q lo q yo creia, q no estaba feliz, era una ilusion
en fin, debere retirarme
besos