viernes, 21 de noviembre de 2008

Todo tiempo pasado fue...

Pareciera como si siempre repitiera lo mismo pero algo me marco a los 17 años. Qué sabemos a esa edad... pss, nada, nada de nada de la nada más absoluta. Más yo, casi criada en una burbuja de gases lacrimógenos nocivos para la salud mental. Por ese tiempo, leí "El túnel". Qué lo parió, siempre fui una persona optimista y últimamente estoy sumida en depresión tras depresión, sin contar los ataques de pánico. ¿Es que no puede parar de pensar y maquinar mi cerebro?. Así que yo pensaba que... mi vida, después de todo, no podía ser tan mala como la gente se empecinaba en señalármelo. Es por esta razón que me impactó tanto el fragmento con el que comienza Sábato su texto. Pasaron los años y la reflexión sesuda de Juan Pablo Castel quedó en mi cabeza. Creo que es debido a que yo pensaba lo mismo que él.

Todo tiempo pasado fue mejor

No, no, no. Mirá, antes se decía: La mujer tiene que estar en la casa y criar a los hijos. Se decía hay que matar a los putos porque son diferentes. Antes se decía proceso al genocidio y progreso al colonialismo.
*Ahora todos se amontonan y nadie se casa.
Ahora todos tienen tatuajes y en unos años nadie va a poder donar sangre.*
Ahora se viola, se mata, se, se, se, se, se...
Con qué facilidad se tiende a olvidar la desgracia, el hambre, la intolerancia, la pobreza.
Y es cierto, no estamos en un lecho de rosas ni mucho menos... pero antes, ha! Antes!! Antes los caballos cagaban bosta perfumada!!!. Ni se te ocurra pensar en lo mal que se la pasaba Antes si todos nuestros viejos y nuestros abuelos NO necesitaron terapia psicológica y mirá qué bien que están.
O sea, me permito la siguiente aclaración.
El hecho de que el pasado sea inaccesible y por lo tanto nos plantee una jugosa utopía precisamente por esta característica intrínseca, no significa que haya sido tan bueno como nuestras cabezas lo recuerdan.
Me permito corregir la frase; Todo tiempo pasado fue...
y con esto, me gustaría retirarme a disponer de mi presente y planificar para mi futuro sin olvidar lo que fui pero sin que la sombra de las Irenes anteriores me opaque el sol.


A continuación, los dejo con tres citas sobre este tema que encontré en la literatura argentina curiosamente con una diferencia de escasos meses (entre las dos que no son de Sábato).

La frase "todo tiempo pasado fue mejor" no indica que antes sucedieran menos cosas malas, sino que –felizmente- la gente las echan en el olvido. Desde luego, semejante frase no tiene validez universal; yo, por ejemplo, me caracterizo por recordar preferentemente los hechos malos y, así, casi podría decir que "todo tiempo pasado fue peor", si no fuera porque el presente me parece tan horrible como el pasado; recuerdo tantas calamidades, tantos rostros cínicos y crueles, tantas malas acciones, que la memoria es para mí como la temerosa luz que alumbra un sórdido museo de la vergüenza.
Ernesto Sábato, "El túnel".

Y así es la vida, quejarse siempre de lo que fue.
Roberto Arlt, "El juguete rabioso".

Callaron nuevamente. Las dos encontraron para ese interrogante una respuesta. La misma: sí, el pasado había sido mejor porque entonces ambas creían en el amor. Al silencio siguió el silencio.
Manuel Puig. "Boquitas pintadas".

*Agradezco este par de frases a la amiga de mi madre quien en una tensa charla conmigo "para romper el hielo" hizo las acotaciones más características y estereotipadas para su edad como:
"No sé qué hacían esas viejas en el baile sin los maridos, bailando y gritando como locas"
"Cantaba línea cada dos por tres pero nunca saco nada"
"¿Vos Irene tenés tatuajes?"
"En la cuadra donde viven ustedes tus papás son los únicos casados, ¡Qué desfachatez!"
Gracias Elvirita... sos el sueño de tus años!!!

2 comentarios:

/ /CeLe / / / dijo...

...uf... bla, bla y bla, bla...

el pasado... ¡¡¡¡FUE ANTERIOR!!!!... Y PUNTo!

¿qué es en el presente?

ANTERIOR!!

¿qué fue en el pasado?

ANTERIOR!!

ah, pero eso sí, ¿qué será en el futuro??

uf,uf,uf,uf...


(se agradece atentamente su visita a mi blog)

/ /CeLe / / / dijo...

¡ANTERIOR!

(tomando la medicación contra las veinte fobias que tiene)